El Ayuntamiento de Madrid necesitaba una campaña para invitar a toda la población
a denunciar si presenciaban o vivían un delito de odio promovido por motivos de sexo, identidad de género, orientación sexual, exclusión social, ideología, origen, discapacidad o enfermedad, etc. 

Por eso, decidimos que las personas que pertenecen a esos colectivos discriminados fuesen los protagonistas de la campaña. Ellos, de frente, mirando a cámara, daban el mensaje "Tacha el odio" pintado en sus propios rostros. Y lo hicimos utilizando el código callejero de las pintadas y grafitis que de normal se utilizan para insultar de forma anónima a las distintas minorías.

Además, contamos también como protagonistas con las personas dispuestas a combatir estas injusticias todos los días, la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid (UGD).



Back to Top