Porque si el mundo está santificado,
podremos tirar las cenizas donde absolutamente nos dé la gana.
Back to Top